Año del Padre José Kentenich.

Queridos hermanos en la Alianza.

Como Uds. ya saben la Presidencia Internacional de la familia de Schoenstatt nos invita a vivir un año en torno de nuestro Padre y Fundador, pero esta vez con un acento que viene marcado por los frutos de las celebraciones de los 100 años de Alianza, donde reforzamos  el darnos cuenta que la Alianza es un regalo para la Iglesia y la sociedad actual y se acuño el termino: Schoenstatt en salida. Ahora en este año queremos decir, Kentenich en salida, osea queremos mostrar y regalar su carisma pedagógico y profético a la Iglesia y sociedad.

Pero esto nos trae desafíos como Rama de familias de conocerlo y profundizar en su carisma o simplemente en  hacer más consiente que su presencia está con nosotros, aunque muchas veces el P. Kentenich no aparezca en nuestro horizonte, tenemos que saber que  si vivimos de su carisma y misión, porque hemos sellado la misma Alianza que el selló.

Es por esto que los invito a hacer consiente esta realidad para poder así regalarlo a la Iglesia. En un encuentro de los Padres de Schoenstatt con el papa Francisco, él nos dijo lo siguiente:

“Y tras estos años de recorrido les preocupa mantener vivo el carisma fundacional y la capacidad de saber transmitirlo a los más jóvenes. A mí también me preocupa, que  mantengan el carisma y lo transmitan, de tal manera que siga inspirando y sosteniendo sus vidas y su misión. Ustedes saben que un carisma no es una pieza de museo, que permanece intacta en una vitrina, para ser contemplada y nada más. La fidelidad, el mantener puro el carisma, no significa de ningún modo encerrarlo en una botella sellada, como si fuera agua destilada, para que no se contamine con el exterior. No, el carisma no se conserva teniéndolo guardado; hay que abrirlo y dejar que salga, para que entre en contacto con la realidad, con las personas, con sus inquietudes y sus problemas.” (3 de septiembre de 2015)

Esta es la tarea que el Papa quiere también para nuestra familia no dejar guardado este tesoro, sino que entre en contacto con la realidad para así trasformar el mundo.

Cada uno verá la mejor forma de hacerlo, de profundizar el carisma del P. Kentenich. Ruego a nuestra querida Mater que nos ayude en este empeño en forma orgánica y de acuerdo a nuestra realidad.

Los bendice a Uds y sus familias

P. Stefano Daneri
Asesor rama de familias