MISIONES FAMILIARES 2019

“… y así, descubrir ese fuego que grita en el alma ¡SOY MISIONERO!

   Así, como dicta esta canción schoenstattiana, es como nos sentimos las 50 personas, que tuvimos la bendita encomienda de visitar por 4to año consecutivo la comunidad de La Ascensión N.L., conocida como La Chona.

7 familias, y jóvenes de la JM y JF, íbamos cargados de esperanza, entusiasmo y muchas ganas de compartirnos con este pueblo que con tanto cariño nos ha recibido siempre a la comunidad misionera de Schoenstatt.

   “Familia de familias” que en todo momento trabajamos hombro con hombro, corazón con corazón, teniendo el mismo objetivo: Llevar a María y a Su Hijo a las personas y hogares.

   Y como toda familia, cada uno de sus miembros, aportaban su carisma y talento, para hacer que todo fluyera. Siempre trabajando en equipo, con mucha disposición y espíritu de servicio.

   Desde las tareas cotidianas propias para la estancia de los misioneros, las encaminadas a la espiritualidad y las correspondientes a la evangelización, eran realizadas con entusiasmo y entrega.

   La “Virgen Peregrina”, visitó la mayoría de los hogares de La Chona durante el visiteo matutino. Los misioneros en todo momento sentimos que era Ella la que nos guiaba para tocar esas puertas de hogares humildes y darles el mensaje que la Madre Amorosa tenía para ellos. Tuvimos la oportunidad, de ser instrumentos para consolar, aconsejar, atraer personas para que se acercaran a los sacramentos. Escuchamos y vimos realidades muy diferentes a las nuestras. Todo esto hizo que nuestros corazones se ensancharan y pusiéramos más empeño y entusiasmo en nuestra labor misionera, mas allá del cansancio acumulado.

   Por las tardes, tuvimos la bendición de contar con una asistencia muy nutrida a las actividades preparadas para la comunidad. El tema central fue el llamado a la Santidad que tenemos como personas, la familia como un medio para lograrlo y motivarlos a ser familias al servicio de su comunidad. Adultos, jóvenes y niños acogieron gustosos el mensaje, y disfrutaron de las actividades y juegos que habíamos preparado con tanto cariño. Con rosarios vivientes y misas cerrábamos nuestra jornada con el pueblo.

   Los misioneros gozamos también de impulsos espirituales, que nos nutrían y fortificaban para nuestras labores: Hora santa matutina, reflexiones, dinámicas de integración, etc.

   El último día de la Misión fue maravilloso y vale la pena mencionarlo. Se hizo un rally como es costumbre, con todo el pueblo. Posterior una misa y al término, se realizó por primera vez un “Show de Talentos”. Niños y adultos del pueblo, así como entusiastas jóvenes misioneros, se presentaron con canto, baile y destrezas. ¡Se hizo un ambiente de alegría y fiesta maravilloso que unió a misioneros y misionados como una gran familia!

   Lo vivido en La Chona es difícil plasmarlo en palabras. La presencia amorosa de María hizo que nuestros corazones ardieran de ese fuego indescriptible que da al sentirse amado por Dios Padre, atraídos por el amor de Dios Hijo e impulsados por Dios Espíritu Santo, hasta gritar llenos de gozo: ¡SOY MISIONERO!   

Mayra de Yamallel

 

1e60bc76-3ee4-45ac-a9eb-5bc04f3029aa.jpg
5fbf6246-6720-4211-a4e9-ef3e986a49fc.jpg
6c340f34-3082-4d43-a15e-a22dbfc6b906.jpg
7f2431b1-7789-4260-a1e6-aad6dcb13ffa.jpg
9a75e547-4e34-4158-a37d-6818f7b58e8e.jpg
9f1854d8-1cdc-4502-a4cb-58cdadc49b30.jpg
9f9413ef-1259-4f4b-bdf7-a77a87535b47.jpg
29c681e4-b48a-464f-840e-1158e598e6f4.jpg
68e41052-a487-428b-bad2-ad36f4f9c3a8.jpg
4483c5c5-6944-4be3-9cf1-75a93844b956.jpg
a7299604-1f12-41bb-9b57-fa5a67a55c90.jpg
b3c25bc1-0d58-4717-afa3-5e78520e4d94.jpg
b617dfb1-e2bb-4407-b045-3470ef7be0c9.jpg
bda4cdf5-02a0-44be-8482-ff49193493fd.jpg
e83ab5d2-c7a9-469a-a3d4-18cd00e47a46.jpg
fd91bc4e-8145-47a6-b575-03b8e03f1d46.jpg